viernes, 29 de mayo de 2009

Capricha

Y estoy en casa. Sin garganta, sin voz. Recién llegué de lo que para mi es una tortura: ir al médico/al hospital. Lo odio porque recuerdo miles de cosas que pasé/pasaron ahí y me marcaron. Otra cosa que odio es tomar todo tipo de remedios (en especial pastillas). Un capricho que no me puedo sacar ni me lo van a sacar. Si tengo que tomar algo que sea jarabe y así hasta que me muera. Aveces siento que detesto la medicina en general pero es tan necesaria...
Esperando el resultado del estudio que me hice para saber si una vez más la garganta necesita antibióticos. Rezando para que de negativo. No se para qué... si de ninguna manera voy a ir esta noche al recital de Sin Cordones. Las chicas me van a matar, lo presiento. Ya les mando un mensaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.