jueves, 28 de abril de 2011

Crudo síntoma paradigmático

Pasó mucho tiempo, pero la inspiración me tocó la puerta de la mente.. ante ayer pasada la medianoche, cuando intentaba dormirme. Agarré el celular, lo único a mano, y lo escribí como una nota. Así de espontáneo lo dejé. Espero que les guste.


Me empeño y desempeño en plasmar en mi iris la fotografía, tuya, y en rememorar eternamente este remoto estado de soledad acompañada. Este camino adverso de sensaciones encontradas, de pensamientos contradictorios. De algunas incertidumbres tan bellas. El espejismo de un encuentro tan lejano y tan cercano a la vez. De extrañar lo inexistente. Y fantasear. Volar alto. Guardar en un cajón alto lo que no queremos que se lleve el viento de un suspiro. El calor de la inexactitud. El tiempo que se congela y a la vez se va tan rápido. La inapetencia del rutinario adiós. Espero. Miro las agujas en la estación. Espero que no se vaya el tren. Que se quede un rato mas para aspirar el hollín de su nube espesa, los restos de una combustión extraña. No me da miedo, pero tampoco certeza.


Dedicado a Sofi, mi eterna amiga, la que me motivó para volver a lo que tanto me gusta.