martes, 14 de septiembre de 2010

Desde la postura

Hay temas que son causas y a su vez son causas de otras, una rueda de nunca acabar, generan distintas posiciones  y oposiciones, dificilmente lleguemos al quid de la cuestión ni encontremos solución. Todo ese embrollo sin principio es meramente: nuestro país como preso político y de políticas. Podemos pensar distinto pero todos vemos exactamente lo mismo, y vivimos lo mismo, cada uno con su posición en el mapa pero al fin y al cabo pisamos el mismo suelo y respiramos el mismo aire, nada nos hace mucho más distintos. 
Aunque lo somos, hay diversidad y hay miedo a la diversidad. Pero eso es sólo un problema a desglosar...

...De tanto dar vueltas el debate en Legislación ya me parece absurdo. Que Cuba, que el Comunismo, que el Capitalismo, que los bolivianos, Cristina, Inseguridad, lo boludo de los Feriados, que el estado moderno tiene como objetivo generar igualdad...Igualdad que no existe ni acá ni en otro lado, obvio que con distintas brechas pero no existe. Y aterrizamos en Argentina de repente...

Esa cosa que tenemos de pensar que somos los normales, los mejores y el otro, en su diversidad, es el raro. Eso que me hace decír "Pará. ¿La culpa la tiene el Boliviano? ¿Acaso son los únicos culpables de la indocumentación? ¿No somos nosotros los primeros en infringir? En nuestro preámbulo nacional garantizamos el bienestar general para todos los hombres que quieran habitar el suelo argentino. El bienestar implica también la salud pero ¿primero para "nosotros" y luego para los "bolivianos" como una especie de sistema de turnos racial? ¿Podemos decir certeramente que ellos nos sacan el trabajo cuando somos hijos de inmigrantes que llegaron exactamente para lo mismo: para trabajar? o, ¿cuándo de los miles de desocupados, la mayoría ha perdido el sentido de que con el trabajo se construye la dignidad? ¿Podemos criticar su etnia cuando vivimos en un suelo que de esas ramas proviene? ¿Podemos negar que son ellos, como inmigrantes, los que realizan el trabajo que los argentinos no queremos hacer? ¿Podemos negar que el ciudadano boliviano teniendo  posibilidades de estudiar realmente estudia?  Hay cosas para restar, como en todo, pero solo nos quedamos con eso. Podemos pertenecer a culturas y razas diferentes, el tema se podría afrontar de otra manera, tendrían ellos también que cambiar y acoplarse pero... por algo se tiene que empezar.

Pienso que el Estado debería habilitar puestos comunitarios de trabajo, aunque sea un pedazo de tierra para trabajar, y que el plan jefas y jefes de hogar no sea en vano. Para que esos $200, por así decirlo, los merezcan y valoren. Para que tengan algo que alimente su libertad individual.  
La desigualdad está asentada y si queremos pelear para estar un poquito mejor tenemos que tirar todos para el mismo lado y patear para el mismo arco. Los de más arriba y los de más abajo. Los de afuera. Formar cabezas pensantes y con ideales, jóvenes a quienes legarles el futuro y que no haya "es lo que hay". Gente con convicciones. Personas con los pies en la tierra, de esas tantas que faltan o no se encuentran. 
Quizás esté demasiado errada, pero eso pienso.

Si tuviera un megáfono en cadena nacional...
Si hubiera un reset. ..

1 comentario:

  1. Sinceramente me encanta, no es tan diferente a lo que pasa aquí en España; cuando las cosas iban bien que vengan inmigrantes a comerse los trabajos que nosotros no queremos pero ahora que las cosas están bastante peor pretendemos mandarlos con una patada de vuelta a su lugar de origen acusándoles de robarnos nuestros trabajos... maldita hipocresía.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.