jueves, 22 de abril de 2010

Cabeza al viento

Popurrí. Hace 3 días me despierto, miro el reloj y son las 6.48 am. Me molesta la estupidez humana. Ebullo con la gente cuadrada. ¿Qué decis que no vas a mentir si te encanta? La semana se me pasó en cámara lenta. Asesíname.Difinitivamente no puedo sacarme este buzo con tu olor. Lo vas a extrañar. Sí,lo vas a extrañar. Si de la conciencia no nos podemos librar. Y de la inconciencia tampoco, digamos. El inconciente y EL inconciente. Y si es que el tiempo existe yo quiero compartirlo, si todo es una foto yo quiero estar al lado tuyo. Al lado tuyo quiero estar. En la foto quiero estar al lado tuyo. Aprovechar el tiempo (al lado tuyo), amante del Carpe Diem; intenso. Lo in-tenso, lo tenso, lo extenso y lo ex-tenso. Porque si confías en mí todo estará siempre. Me vas a hacer feliz. Los derechos y lo derecho. No me gusta lo derecho, tampoco las vueltas. Sí a las revueltas fervientes para las causas comunes que ya no existen. Hace frío, por eso. Hace frío en Argentina. No hay dónde esconder tantas manos. Es mejor asumir la cobardía de huír a la responsabilidad de vivir. Pero yo, Soy piloto de juguetes, entre nubes voy



Ábreme la tapa de los sesos y verás. Verás letras arremolinadas, frases pisoteándose para relucir, cosas que no voy a escribir. Mi cerebro haciendo pogo. Verás, en una interpretación teatral confusa, que mis neuronas ya no murmuran; gritan risas. Y me agito, no puedo ser más felIz.

1 comentario:

  1. Yo también sufro el síndrome de arremolinamiento (?) de palabras en el cerebro. Una catarata incontrolable. Cosas pensadas, pero nunca dichas. Cosas pensadas, pero nunca escritas.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.