viernes, 13 de febrero de 2009

Bella

"Analicé rapidamente todas las posibilidades en mi mente.
Primera opción: me había vuelto loca. Al menos ésa era la palabra que vulgarmente se aplica a aquellos que oyen voces en su cabeza.
Entraba dentro de lo posible.
Opción dos: Mi subconciente me proporcionaba aquello que yo quería oír. Era la satifacción de un deseo, es decir, un alivio momentáneo de la pena al aferrarme a la idea incorrecta de que a él le preocupaba que yo viviera o muriera. Una proyección de lo que él habría dicho si a) estuviera aquí, b) le afectara de alguna manera que me pasara algo malo."

Luna Nueva - Stephenie Meyer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.