jueves, 12 de agosto de 2010

Con tu panza y mi panza rozándose

Ya no me encuentro preguntando 
como dar,

por fin comparto por el miedo 
de perder

el milagro de tus caricias 
llegando el amanecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.