jueves, 12 de agosto de 2010

Este temporal climático

Tengo el presentimiento que va mermando el año y a medida que esto pasa, mientras yo estoy participando de la escena, no termino de caer en la cuenta que desde ahora estoy extrañando lo que voy a extrañar a partir del 30 de noviembre. Sin querer me enredo entre los nudos de mis palabras, los recuerdos agolpados de una memoria recargada, en el frío de este día que huele a temporal climático. El mismo que siento en la panza en este momento cuando se choca todo lo que no puede dejar de ser perfecto con el ardor de que estoy felíz y no dejaría de estarlo. Vendería mil sonrisas al precio de una. Y aunque fuera con una botella de agua brindaría por los 28 con los que transcurro todas las mañanas de todos los días de la semana y que fue y es así en estos 5 años, y aunque fuera pedorro diría que les agradezco por quedar impregnados en la cabeza con cada uno de esos recuerdos que recrea mi mente. También brindaría, aunque fuera de nuevo con una botella de agua miserable, por todo lo que esto que se llama vida, que llamamos vida, me puso enfrente y me abrió los ojos la cabeza y por sobre todas las cosas: el corazón.

Y afuera empezó a llover, y no quiere parar como no quiero yo parar de escribir. Porque parece que el olor a lluvia me entusiasma, que el frío me empuja y el viento me dicta al oído.

Y me enredé y me sigo enredando en recuerdos y cosas inexplicables que llevo adentro pero se sienten bien. Además la simbiosis de felicidad y locura en cuotas justas para detonar el más profundo de los estados explorables que puede soportar mi garganta al reírme y el más meláncólico de los estados felices (con este contraste) para escuchar 10 veces la misma canción y cantarla sin parar. Quiero perpetuarme en el poder de este estado de voces demócratas donde todos los votos los tengo yo. De este estado en el que vive mi corazón entero. De este estado que intenté explicar y que no puede ser mejor!

1 comentario:

  1. Me he sentido muchísimas veces así. creeme que es tan alocado. Estoy seguro que las cosas van y vienen, como las personas que entran y salen de tu vida. Siempre que los recuerdos esten allí, lo demás no importa.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.