miércoles, 16 de junio de 2010

Hay un deseo que pido siempre que pasa un tren

Quizás sea la fecha, el momento que quisiera que estuvieras compartiendo conmigo o sólo, quizás, esas ganas reprimidas de extrañarte indefinidamente en algún rincón del inconsciente sublevadas por las censuras del aparato psíquico.
Quizas. Hoy tuve la rara sensación que te iba a esperar para cenar porque eran las 21.15 y en un rato llegarías, como llegabas. Fue como soñar despierta. Algo muy real que se me cruzó por la cabeza y se quedó ahi hasta sorprenderme. 
Hace años que no estás y es imposible que vuelvas pero por algo te sentí aca, cerca, conmigo, con tu mano en mi hombro, soplándome el sueño para que no me olvide que me mirás.

2 comentarios:

  1. Creo entender a que tipo de extrañamiento te referís.
    Las fechas pasan, los recuerdos nunca... pensá en todo lo lindo. Eso florece siempre.
    Te dejo mis saludos

    ResponderEliminar
  2. ay nu, me muri :$
    la ausencia mata :(

    te amou ♥

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.